Miguel Díaz: el acuerdo dejó  un sabor amargo

Fueron cinco largos meses. Varios encuentros y pocas propuestas. Cada vez que éramos convocados se encendía una luz de esperanza que pronto languidecía ante la ausencia de una oferta racional, digna de ser llevada a las asambleas docentes para ser analizada.
El acuerdo al que finalmente se arribó entre los gremios docentes de la provincia de Buenos Aires y el gobierno de María Eugenia Vidal dejó en evidencia una serie de cuestiones.

A saber:

1) Tal como lo veníamos asegurando, había y sigue habiendo fondos suficientes para hacer frente a un aumento superior al propuesto inicialmente por el gobierno provincial. La gobernadora obtuvo un 54% de incremento en el presupuesto votado por la Legislatura provincial, fue beneficiada con fondos del gobierno nacional, coloca bonos de deuda en el exterior. ¿Por qué sólo ofrecía a los docentes de su provincia un escaso 18% de incremento en cuotas?

2) La férrea posición de los seis gremios docentes trabajando en unidad y la inclaudicable lucha de los trabajadores consiguió que se visibilizaran las demandas y se mejore finalmente la oferta del 27,4% que logró destrabar el conflicto.

3) La clase política no aprende de sus propios errores, no atiende el reclamo de inversión en educación y persiste en metodologías de amenazas y supresión de derechos adquiridos. Sólo la unidad de los trabajadores logró torcer la falta de voluntad de negociar por parte del Ejecutivo.
El gobierno provincial fue el único responsable de este profundo desentendimiento. Era absolutamente innecesario un proceso de negociación salarial tan extenso, que dejó gran desazón entre los docentes y una sensación de “no ser comprendidos ni valorizados” por este gobierno. En el camino quedaron los “voluntarios docentes”, el “bono por no hacer huelga”, los descuentos ilegales y las amenazas e intimidaciones que no hicieron otra cosa que profundizar el conflicto.

Fue un acuerdo que dejó un sabor amargo y que los docentes tomamos con resignación, luego de haberlo analizado en asambleas en todos los distritos.