La polémica también circunda en torno a la fecha en la que se efectivizarán dichos ceses. Ante la posibilidad de que se concreten al 31 de diciembre, el titular de Udocba, Miguel Díaz, fustigó: “Es una barbaridad, porque el actual ciclo lectivo finaliza el 28 de febrero”.

En diálogo con Letra P, Díaz consideró que el objetivo del vidalismo con la medida es hacer “una demostración de fuerza y de poder” pero “lo único que hace es poner a la gente en zozobra cuando en muchos casos va a volver la misma gente al mismo lugar”.

El gremialista recordó que existieron “intentos del gobierno anterior” de aplicar esta medida “pero no se venía aplicando porque había acuerdos en cogestión”.

“Dicen que quieren mostrar que se cumple con lo legal y lo que tienen que cumplir es con pagar la totalidad del salario en blanco”, arremetió el dirigente de Udocba al tiempo que disparó “existen artículos que nos dicen que hay que titularizar cada dos años y no se cumple”.

Sobre el cese que afecta a los docentes que cubrieron cargos y materias a partir de los listados que suceden al oficial, concluyó: “El Estado los usó. En vez de a cuidar al personal y contenerlo, lo que hace es una política exclusiva en contra de los intereses de la gente. Hay áreas de difícil cobertura, en las que no existe universidad o terciario que genere título”.

Díaz consideró que la situación “se resuelve con titularizaciones”. “Pero no, le van a dar de baja a los docentes sin título habilitante para que el nuevo docente siga provisional o suplente. Hay un 40% suplentes que, como no tienen estabilidad, pasan de una escuela a otra y se produce un conflicto que es permanente. Por falta de titularizaciones ocurren estas cosas. Hay docentes que son suplentes desde hace 17 años”.